miércoles, 29 de abril de 2015

Micropoema en prosa

Dos fuerzas tiran de mí, dos grandes pesos; cada uno de ellos está sujeto a uno de mis brazos por firmes cadenas. El primero es el del tedio, el aburrimiento, la necesidad de probar nuevas cosas. El segundo es el de la ansiedad, el miedo, el pánico a hacer cosas nuevas. Estos dos pesos, tirando de mí en direcciones opuestas, me hacen pedazos.


domingo, 26 de abril de 2015

Angels of the dark

Va un poco de música un pelín oscura. Me gusta escribir cosas existencialistas, así que cuando alguien las escribe bastante mejor que yo no puedo evitar la tentación de compartirlo.


Youre walking through the streets at night
And your heart is full of pain
You dont know where to go
Your life is full of hate and fears
You feel so lost and you feel alone
Youre looking for a change in your life

miércoles, 22 de abril de 2015

Reflexiones chorras: Sobre las lenguas, sus virtudes y sus defectos

Me apetecía reflexionar sobre las lenguas y las ventajas que tienen una sobre otra. No desde un punto de vista auditivo: me encanta cómo suena el latín en general, el romanticismo del francés, la autoridad del alemán, ese toque del japonés o lo perroflauta que queda corear lemas en euskera en una manifestación. Pero quería centrarme más en las lenguas desde el punto de vista de la ideología.

Porque, según lo veo yo, cada lengua tiene su ideología. Y puede ser difícil escapar de ella. Poco puedo decir de la alienación después de que Orwell diseñara excelentemente su neolengua, pero algunos ejemplos que se me ocurren:

miércoles, 15 de abril de 2015

Historias de la Galaxia V: Romanticismo

Esta vez la ilustración corre a cargo de Miguel Montenegro.


El vasto espacio se expande a mi alrededor en todas las direcciones, como una risa cruel empeñada en recordarme la angustia de mi pequeñez y mi soledad, de tal modo que quede grabada a fuego en mi mente durante cada segundo del día, si es que los días y las noches tienen significado en esta triste nave.

Siento como si los meses se acumularan sobre mi espalda. Ninguna compañía tengo: nada, excepto la biblioteca que pude copiar de mi planeta natal antes de exiliarme, y los recuerdos, malditos recuerdos.

En el frío aséptico de esta nave, repaso mi vida una y otra vez.

domingo, 12 de abril de 2015

Promethea

Algunas citas de mi obra preferida de Alan Moore, Promethea, que creo que merecía la pena poner.

"Los humanos son seres anfibios. Viven en dos mundos a la vez: El de la materia y el de la mente... Aunque mucha gente sólo es consciente del mundo material, puesto que han sido condicionados para creer que éste es más real... Mientras a su alrededor crujen los glaciares de diamantes y rugen los volcanes de estrellas."-Promethea (Margaret).

miércoles, 8 de abril de 2015

España

Un relato de tono experimental, o lo que tiene leer demasiado a William Burroughs y su teoría de romper el lenguaje, supongo.


El sol alumbra una terraza – unas tapas y unas cañas – fútbol –  ¡gooooooooooool! – la gente aplaude y grita extasiada –  ¡gooooooooooooool! – los ultras gritan y lanzan bengalas – palmadas en el bar.

El clima y las playas de España lo convierten en uno de los destinos preferidos por los turistas europeos de clase alta – una moneda cae, solitaria, en la gorra del vagabundo – las cálidas aguas del Mediterráneo bañando playas de arena fina – hoy toca playita, a ver si estreno el bikini nuevo –  ¡goooooooool! – es la hora de la siesta.

domingo, 5 de abril de 2015

Sí, soy una puta

Creo que este video es el mejor que he visto sobre el slut shaming, y me parece necesario compartirlo porque creo que es el campo en el que menos avances ha conseguido el feminismo. La sociedad todavía sigue muy atrasada en este aspecto, y a veces creo que hasta retrocediendo.



miércoles, 1 de abril de 2015

La clínica del dr. Baermann: Fantasmas

Con la tontería, ya llevo 5 historias ambientadas en esta clínica. Sí está dando juego, sí, y creo que dará más.


5 de abril de 2014.

-¡Por aquí, Emil! ¡Mira, ya la veo!

El niño se apresuró, abriéndose paso entre matorrales y ramas, hasta que llegó a la altura de su amigo. Entonces contempló el paisaje.

-Eeeeh. Mola.

La clínica del dr. Baermann se erguía en mitad del bosque, que había reclamado lo que era suyo. La vegetación crecía por doquier entre los muros del edificio. El ala oeste estaba completamente destrozada; el resto de la clínica aún desafiaba al tiempo. Los cristales, eso sí, estaban casi por completo rotos, y el viento agitaba las cortinas hechas jirones.
Blog Widget by LinkWithin