domingo, 30 de agosto de 2015

La belle dame sans merci

Tenía este texto por ahí guardado de Robert Anton Wilson hablando sobre la belladona, traducido por un tal Mazzu. Me parece un texto muy interesante, educativo y cómico a partes iguales, así que aquí lo dejo.


Las cuatro historias más extrañas y atemorizantes sobre drogas que conozco involucran a la belladona, una substancia por la cual ahora siento el mismo respeto sincero que tengo hacia los tigres hambrientos, los terremotos, las inundaciones, los incendios, el IRS, y el Dr. Hannibal Lecter.

La primera historia que contaré viene de un amigo que en los 60s fue un hippie pasado de rosca pero ahora, en 2004, es doctor en psicología. Probó la belladona en 1965 con la impresión de que provocaba casi los mismos efectos que el LSD. Cuando inmediatamente comenzó a tener convulsiones por la intoxicación, sus amigos lo llevaron apresurados al hospital donde el personal de la sala de urgencias le realizó un lavaje de estómago – probablemente salvándole la vida, pero demasiado tarde para salvarlo del delirio, debido a que la belladona ya había ingresado a su torrente sanguíneo.

miércoles, 26 de agosto de 2015

La clínica del dr. Baermann: El demonio


29 de mayo de 1929.

El dr. Baermann paseaba nervioso por el despacho del dr. Tausch.

-Necesito una respuesta ya-dijo, en un tono de voz considerablemente alto-. No puedo hacer esto solo. Si usted quiere participar, dígalo ya.
-La propuesta del reverendo Kaufman es interesante. Creo que podríamos ganar mucho dinero, pero hay que evaluar los riesgos.
-Nadie podrá examinarlo con detenimiento, Kaufman se encargará de eso. Es sencillo. Cogemos a un paciente de los que nadie quiere, le hacemos parecer un demonio, le cortamos la lengua para que no pueda hablar y se lo entregamos a Kaufman. Ellos sabrán cómo usarlo para sus intereses.

domingo, 23 de agosto de 2015

Ultimate

Creo que no está de más compartir este directo de Gogol Bordello, en el que Hutz expresa bastante bien una filosofía de vida un tanto peculiar. Muy recomendable.


If we are here not to do
What you and I wanna do
And go forever crazy with it
Why the hell are we even here?

miércoles, 19 de agosto de 2015

Top 5 series

Dije que continuaría algún día esta sección, y va siendo hora. Aquí mis cinco series de TV favoritas a la hora de escribir el artículo.

5- Juego de Tronos


Va un clásico contemporáneo, y es que, la verdad, este top no va a ser precisamente original. Así como mi gusto musical, literario o cinematográfico puede ser bastante retorcido, el de series se acerca bastante a lo habitual. Juego de Tronos probablemente destaca por aplicar el realismo a la fantasía. De hecho, el realismo es uno de los criterios que más importancia van a tener en este ránking: realismo a nivel argumental, no meter Deus ex machinas constantemente, y realismo al resto de niveles: nada de fantasmadas de un solo tío llevándose por delante a un ejército él solo, ni nada por el estilo. ¿Ejemplos? Los protagonistas pueden morir, y eso impacta mucho. Los combates son espectaculares (me quedo con el duelo del 4x08). Cuando uno de los protagonistas se quita el yelmo durante unos segundos en plena batalla, le desfiguran la cara de un mandoble: buen golpe contra la falta de realismo en miles de películas medievales en las que los protagonistas llevan la cara descubierta para lucirse. Y, por cierto, unos personajes impresionantes. ¿A quién no le encanta Tyrion? Su principal “defecto”, no ser original: la mayor parte del mérito de la serie es de los libros. Y que no puedo juzgar del todo hasta que no acabe, claro. Esperemos que en las próximas temporadas no baje el nivel.

domingo, 16 de agosto de 2015

La enfermedad

He recortado un poco la introducción de El almuerzo desnudo, de William S. Burroughs, para centrarme en los fragmentos qué explican perfectamente qué es la droga. Creo que leer esto simplifica muchísimo este fenómeno: en apenas unos párrafos, se explica prácticamente toda la información fundamental desde todos los campos de estudios necesarios para entender la droga: neurología, medicina, psicología, sociología, antropología y política. La base de todo lo que hay que saber sobre la droga está aquí.


Desperté de la Enfermedad a los cuarenta y cinco años, sereno, cuerdo y en bastante buen estado de salud, a no ser por un hígado algo resentido y ese aspecto de llevar la carne de prestado que tienen todos los que sobreviven a la Enfermedad... La mayoría de esos supervivientes no recuerdan su delirio con detalle. Al parecer, yo tomé notas detalladas sobre la Enfermedad y el delirio. No tengo un recuerdo preciso de haber escrito las notas publicadas ahora con el título de EL ALMUERZO DESNUDO. El título fue sugerido por Jack Kerouac.
[...]

La Enfermedad es la adicción a la droga y yo fui adicto durante quince años. Cuando digo adicto quiero decir adicto a la droga (término genérico para el opio y/o sus derivados, incluyendo todos los sintéticos, del demerol al palfium). He consumido la droga bajo muchas formas: morfina, heroína, dilaudid, eucodal, pantopón, diccodid, diosane, opio, demerol, dolofina, palfium. La he fumado, comido, aspirado, inyectado en vena-piel-músculo, introducido en supositorios rectales. La aguja no es importante. Tanto da que la aspires, la fumes, la comas o te la metas por el culo, el resultado es el mismo: adicción. Cuando hablo de adicción a la droga no me refiero al kif, la marihuana o cualquier preparado de hachís, mescalina, Bannisteria caapi, LSD6, hongos sagrados, ni a ninguna droga del grupo de los alucinógenos... No hay pruebas de que el uso de algún alucinógeno produzca dependencia física. La acción de esas sustancias es fisiológicamente la opuesta a la acción de la droga. El celo de los departamentos de narcóticos de Estados Unidos y otros países ha dado lugar a una lamentable confusión entre las dos clases de drogas.
[...]

miércoles, 12 de agosto de 2015

Historias de la Galaxia IX: Contemporáneo

Y con esto acaba esta serie de relatos: nueve composiciones con un estilo literario totalmente distinto hasta alcanzar el presente.

Dos soldados compartían un cigarrillo, cuyo humo apenas tenía tiempo de formar unas pocas volutas antes de ser succionado por el sistema de renovación de aire de la nave. Uno de ellos, cuyo sueldo tras varios años por fin le había alcanzado para comprar un implante cerebral que le permitiera conectarse a internet en todo momento, jugaba de mientras a un sencillo videojuego. Unos cuantos meses de práctica le habían servido para poder jugar sin que la gente de su alrededor se enterase, y su atención no se veía demasiado mermada.

—Entonces va siendo hora de soltar a éste, ¿no?—dijo el otro.
—¿Hmm? ¿Cómo dices?
—Que si entramos en combate habrá que soltar a éste.

“rodean dos miran yo y sigo aquí atrapado atrapado atrapado no salir no puedo salir me miran qué miran qué miran sigo atrapado atrapado esperando”

domingo, 9 de agosto de 2015

Francotiradores


Una imagen que me gusta bastante a la hora de fantasmadas como American Sniper. Es lo que tiene poner de héroe a un asesino que además no es precisamente uno de los mejores francotiradores de la Historia, ni se acerca remotamente, vaya.

miércoles, 5 de agosto de 2015

Micropoema en prosa


Me ha costado entender que vivir deprisa no significa morir pronto. Sencillamente, el que vive deprisa, vive más.

domingo, 2 de agosto de 2015

Saga

Un pequeño fragmento de Saga, escrito por Brian K. Vaughan, que creo que es un buen enfoque.


Las buenas historias para niños son todas iguales: una joven criatura se salta las normas, vive una increíble aventura y luego vuelve a casa sabiendo que dichas normas tienen su razón de ser.

Claro que, en realidad, el mensaje para quien sabe leer es: sáltate las normas todo lo que puedas, porque, ¿a quién coño no le gusta vivir una aventura?
Blog Widget by LinkWithin