domingo, 20 de agosto de 2017

Kung Fury

Mi recomendación de hoy es que veais Kung Fury. En parte porque hay que apoyar al cine independiente (de hecho tan independiente que se estrenó en Youtube), pero principalmente porque es la hostia, claro. Los 80 condensados en una película.

Kung Fury

miércoles, 16 de agosto de 2017

Reflexiones chorras: Un auricular


Esta reflexión va a ser muy sencilla, y es que no hay mucho de dónde sacar. A menudo, de cada par de auriculares, se jode uno primero. Sí, nos pasa a todxs. Yo, por lo menos, tengo la casa llena de pares de auriculares de los cuales sólo funciona uno. En ese momento surge una duda: ¿en qué oreja me lo pongo, derecha o izquierda?

La pregunta suele ser respondida al azar, o por factores ambientales. No se suele tener en cuenta a nuestro cerebro, y ahí es donde entra mi teoría.

miércoles, 9 de agosto de 2017

La Cosa Kostra: Capítulo XXV


“El cuerpo del joven de 17 años Eneko Arrola, desaparecido hace 9 días, ha sido localizado esta mañana en el campo, a pocos kilómetros de la localidad vizcaína de Gabika. Debido a las extrañas circunstancias de su muerte, la Ertzaintza ha declarado que se le practicará la autopsia, y rastrearán los alrededores en busca de posibles señales que indiquen si acudió al lugar solo o en compañía.”

domingo, 6 de agosto de 2017

Larga brevedad

Otra pequeña selección de frases de Lechowski, como quien no quiere la cosa.


Dar a luz es traer a alguien a la oscuridad.

Llevaba días arrastrándome sediento por el abrasador desierto cuando, de pronto, vislumbré un oasis. Pero al llegar al verde remanso para hundir el cuenco de mis manos y sorber el agua límpida y fresca descubrí que mi sed era un espejismo.

La nostalgia es una cicatriz en la memoria.

miércoles, 2 de agosto de 2017

El Día del Juicio


-Hola, bienvenido al Cielo-dijo una voz cálida y tranquilizadora-. Sígueme, por favor.

El abogado abrió los ojos despacio. ¿Dónde estaba? Lo último que recordaba era estar en su cama… no, en el hospital. Estaba en su cama del hospital, los médicos comentaban que la situación era muy grave, su esposa le sujetaba la mano y lloraba… pero aquello no era un hospital, desde luego.

Su interlocutor era un anciano de larga barba blanca, vestido con una túnica blanca con ribetes dorados, impoluta.

-Soy San Pedro. ¿Te importa acompañarme?
-He… ¿He muerto?
-Sí, por supuesto. Has sido un buen cristiano, sin llegar a ser un santo, que tengo unos pocos pecadillos veniales aquí apuntados, y ahora estás en el Cielo. Pero, si me disculpas, necesitamos de tus servicios para un asunto.
-¿Mis servicios? Disculpa, ¿qué…?
-Tus servicios como abogado, naturalmente.
Blog Widget by LinkWithin